domingo, 28 de febrero de 2010

CÓMO ESCRIBIR RESEÑAS VII

En su libro Iniciarse en la redacción universitaria. Exámenes, trabajos y reseñas, Álvaro Ezcurra enumera cinco estrategias específicas para la redacción de una reseña (2007: 103-117), que son:

1. «Analizar el material»
2. «Citar el libro reseñado»
3. «Regular el lenguaje»
4. «Redactar el inicio»
5. «Redactar el cierre»

El autor advierte que no se trata de una «secuencia fija de pasos», sino de un «conjunto de puntos» que hay que considerar «durante el proceso de escritura» (2007: 103).

En este envío sólo desarrollaré la primera estrategia y en los otros, las que quedan.


1. «Analizar el material»



Para Álvaro Ezcurra, analizar un texto es identificar los tres puntos que mencioné en el post anterior, éstos son: «las ideas centrales del libro, cuáles son sus propósitos, cuáles son los argumentos con que se apoyan los propósitos (…). Hay que detenerse en ellos para exponerlos y, de ser necesario, para valorarlos» (ibíd.).

Es importante recordar lo siguiente: «Analizar no equivale a resumir. Mientras que en un resumen se presentan cabalmente los contenidos de un texto, en un análisis les imprimimos nuestras propias consideraciones a las afirmaciones que hacemos» (2007: 104).

Voy a transcribir fragmentos de una recensión escrita por Abelardo Oquendo, tomada de la Revista Peruana de Cultura N° 4, de 1965, en donde se muestra el análisis que hace de una biografía.

«JURADO, Alicia. Genio y figura de Jorge Luis Borges. Editorial Universitaria de Buenos Aires, Bs. Aires, 1964, 190 págs.

»Sobre el modelo de la serie francesa “Par lui même”, Eudeba ha iniciado una colección que se propone informar sobre la vida y la obra de los más notables escritores de América Latina. La estructura general de estos libros es la siguiente: una biografía del autor o, más bien, un retrato de su personalidad; una aproximación a sus libros, una breve antología, un repaso de las más importantes opiniones escritas sobre el autor tratado y un recuento bibliográfico de sus obras y los estudios publicados en torno a ella. Constituye un especial atractivo en estos libritos la profusa iconografía con que se ilustra su texto (…).

»(…) Sobre la base de su personal conocimiento, la autora va dibujando la figura de Borges, nos va contando los escasos hechos de una vida más dedicada a leer que a vivir, como él mismo lo dijo más de una vez. Una profunda admiración tiñe estas páginas que dejan mucho en la penumbra pero que iluminan desde atrás un perfil que se recorta lo suficientemente nítido como para comprender que la de Borges es exactamente esa extraordinaria personalidad que se refleja en sus libros. Sin embargo, no será sin emoción que los amantes de Borges confirmen esta identidad, la existencia de una vida que se contrae a casi nada más que al mundo de las ideas y sus símbolos, porque ese mundo está animado, en Borges, por una intensidad que es vibrante, gozosa, atroz y cálida como la vida.

»Alicia Jurado logra precisar esta condición borgeana a lo largo de su trabajo, del mismo modo como refuta muchas otras erradas apreciaciones de la obra de Borges. Pero lo hace en un tono apasionado y en exceso mordaz para un tipo de libros que pretenden la difusión y no la polémica. Sin duda la autora es una discípula aprovechada de ese “arte de injuriar” que Borges enseñó en uno de sus ensayos, pero hubiera sido preferible a la amena demostración de sus habilidades en este terreno con que nos obsequia, una más serena exposición de sus puntos de vista, suficientemente válidos, como para prescindir de la ironía. La fervorosa amistad que Alicia Jurado le profesa a Borges —amistad que le permite avalar con la confirmación verbal del propio autor tratado varias de sus interpretaciones— se desborda no sólo aquí sino también en casos en los que hace salvedades superfluas con ánimo de protectora oficiosa de la reputación de Borges en medios convencionales, como cuando se refiere al pensamiento de este último sobre la divinidad o la religión. Con todo, estas objeciones parciales no perjudican el conjunto de la visión clara e inteligente que hace valioso su estudio».

___________________

Nota: La foto digital que encabeza el texto fue tomada por Marco Antonio Román Encinas.



Bibliografía


EZCURRA, Álvaro (coord.). Iniciarse en la redacción universitaria. Exámenes, trabajos y reseñas. Lima: Estudios Generales Letras - Pontificia Universidad Católica del Perú, 2007.

OQUENDO, Abelardo. «Jurado, Alicia. Genio y Figura de Jorge Luis Borges». En: Revista Peruana de Cultura, Año I, N° 4, Lima, enero de 1965, pp. 135 y 136.