lunes, 23 de mayo de 2016

REVISTAS DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL EN EL PERÚ II

Algunas de las revistas mencionadas en el artículo de Sánchez Lihón no pude insertarlas en el cuadro de la entrada anterior debido a que no se hacía mención a su año de aparición; pero las cito aquí: Poecuento, «revista de E.P.M. N° 89011 Elías Aguirre Romero de Chimbote, dirigida por el poeta Brander Alayo Alcántara».

Sánchez Lihón además incluye en su relación a revistas que no son exclusivamente de LIJ, pero que sí presentan una sección dedicada a ella, en la década del cuarenta:

… la Revista de Educación, dirigida por Carlos Rodríguez Pastor, que se presentaba como órgano del Ministerio de Educación Pública; la revista Educador Peruano, dirigida por Teodorico Cabello Méndez; la Revista del Colegio Militar Leoncio Prado, dirigida por Juan Mendoza y Martha Romero; Peruanidad, editada por Esteban Pavletich; y Nueva Educación, dirigida por Delfín Ludeña y Delia Molero, la misma que apareció en 1945 y su edición se prolongó hasta la década del 70. En todas estas revistas fueron infaltables las páginas dedicadas a la literatura infantil y a la lectura de niños (véase: http://goo.gl/hl0reH).

Y también en la década del cincuenta:

Otras revistas de la época, que muestran secciones permanentes de literatura infantil son Alborada, editada en Ayacucho por Rosa Richter; Ensayos Educativos, dirigida por Gaspar Valencia y Humberto Montes; Revista de la Escuela de Segundo Grado de Varones, dirigida por Julio Mendoza. Y La Acción, dirigida por Manuel Solís (véase: http://goo.gl/hl0reH).

En la década del sesenta, el autor menciona «Cultura y Pueblo, que dirigió José María Arguedas. En ella se ofrecieron composiciones elaboradas por niños, de excelente gusto estético y sensibilidad, así como cuentos, poemas y fábulas de autores consagrados y que eran textos dirigidos a los niños» (véase: http://goo.gl/hl0reH).

Se puede incluir en esta relación, igualmente, la revista de educación y cultura Con-Texto Virtual, fundada en el 2008 y dirigida por el escritor, educador y bloguero Marco Antonio Román Encinas, que en su sección «Cultura» ha dado cabida en ocasiones a poemas y microrrelatos que pertenecen a la LIJ, además de artículos sobre estrategias de lectura dirigidos a los jóvenes.

De esta revista se han publicado hasta el momento doce números y este año aparecerá el número 13. En vista de que la revista cumple con lo establecido por la Ley de Depósito Legal respecto a las publicaciones seriadas, puede encontrar un ejemplar de cada uno de los doces números en la Biblioteca Nacional del Perú a quien le apetezca leerlo.

También están las revistas electrónicas La Casa del Árbol, «dirigida por Consuelo González y Roberto León», y Caballito de Madera (véase: http://goo.gl/hl0reH).

Una observación importante que hace Saniel Lozano en su ensayo es la siguiente:

… en una apreciación de conjunto, los signos dominantes de las revistas de literatura infantil en el Perú es su poca vigencia y permanencia; su publicación eventual y circunstancial; su periodicidad irregular. Muchas aparecen pletóricas de emoción, entusiasmo y expectativa; a veces alcanzan cierta continuidad, pero por poco tiempo; otras aparecen, desaparecen y reaparecen. Además, el contenido de la mayoría, como tiene que ser, está constituido por textos de creación de los propios niños y de los escritores adultos ganados por la inspiración o el propósito de contribuir a la formación de los niños y jóvenes. Muy pocas incluyen textos de teoría, ensayo, análisis y crítica literaria, especialmente en el área respectiva… (2014: 114).

No obstante ello, las conclusiones más importantes a las que llega Saniel Lozano de las nueve que ofrece en su ensayo son, según mi parecer, las cuatro siguientes (las he reordenado):

1) Casi todas las revistas priorizan los textos creativos, tanto de escritores adultos, muchos consagrados y reconocidos, con las creaciones propias de los niños. Pocas son las revistas destinadas a la formación teórica, crítica, de análisis e investigación.

2) La gran mayoría de revistas son realizadas por escritores, maestros, editores, diseñadores adultos orientados a la formación de la niñez. En ese conjunto, la edición de «Pequeña», realizada por las entonces niñas, las hermanas Zúñiga-Apaza, es un caso singular, aunque también hay que reiterarlo: requirieron la orientación de su padre, el escritor Carlos Zúñiga Segura.

3) Rayuelo es la única revista perteneciente a una institución orgánicamente constituida y funcional, como la APLIJ.

4) Rayuelo prioriza intencionalmente su contenido con temas de historia, teoría, crítica, análisis y reseña de publicaciones. Está dirigida principalmente a los adultos en cuanto responsables de la formación de las nuevas generaciones (2014: 129 y 130).

Si esta entrada ha sido de tu agrado o te ha sido útil, compártela con tus seres queridos.

___________________
Nota: La imagen de la revista Con-Texto Virtual es una captura de pantalla realizada por Marco Antonio Román Encinas.


Bibliografía

LOZANO ALVARADO, Saniel E. «Revistas de literatura infantil y juvenil en el Perú». En revista In Crescendo, vol. 5, N° 1, 2014, pp. 113-130. Consultado el 12 de mayo del 2016 en http://goo.gl/hl0reH
SÁNCHEZ LIHÓN, Danilo. «Revistas de literatura infantil en el Perú». En página web Amigos protectores de letras-Uruguay, s/a. Consultado el 14 de mayo del 2016 en http://goo.gl/hl0reH

lunes, 16 de mayo de 2016

REVISTAS DE LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL EN EL PERÚ I


El ensayo «Revistas de literatura infantil y juvenil en el Perú», de Saniel E. Lozano Alvarado, «ofrece un panorama nacional sobre la publicación de revistas de literatura infantil en el Perú desde el siglo XIX hasta la actualidad» (2014: 113). Un trabajo similar emprende Danilo Sánchez Lihón en su artículo «Revistas de literatura infantil en el Perú».

En ambos autores no hay un apartado que consigne la bibliografía consultada. Las fuentes son mencionadas solamente en el cuerpo del texto de las investigaciones. Dentro de las novedades ofrecidas, hay dos, mencionadas por Saniel Lozano, que resultan importantes y que resumiremos a continuación.

Primera novedad, según el escritor peruano, la primera revista de LIJ en el Perú se llamó Átomo, y se publicó en Trujillo, un 28 de julio (mes patrio) de 1888. Y lo sorprendente del caso es que quien lo alumbró fue un médico ecuatoriano llamado Julio Martínez Serrano, quien realizó la labor de «director, administrador, diseñador, ilustrador, editor» (2014: 114).

Se trataba de «la primera revista ilustrada; mejor diríamos, el primer periódico, pues se editó en formato tabloide» (2014: 113), del cual se publicaron diez números destinados principalmente a los niños.

Segunda novedad, otra revista de LIJ peruana se llamó Cultura infantil y se fundó «el 1 de junio de 1913, también en Trujillo, por Julio Eduardo Manucci», quien en aquel entonces era el director del «Centro Escolar de Varones 241 “Pero M. Ureña”» (2014: 118).

De aquella revista, se «editaron 39 números, el último de ellos en noviembre de 1918, con un tiraje de 2000 ejemplares». Lo más resaltante de ella es que contó con la colaboración del «poeta César Vallejo, cuando se desempeñaba como profesor de la mencionada escuela» (2014: 118).

Poemas suyos que aparecen en la revista en mención son «Fosforescencia» (N° 4, septiembre de 1913), «Transpiración vegetal» (N° 7, diciembre de 1913), «Fusión» (N° 12, septiembre de 1914), «Estival» (N° 23, junio de 1916), «El barco perdido» (N° 29, diciembre de 1916), «Oscura» (N° 30, mayo de 1917), «La Mula» (N° 32, julio de 1917), «A mi hermano muerto» (N° 33, agosto de 1917), «Armada juvenil» (N° 34, septiembre, 1917) y «Babel» (N° 37, diciembre, 1917).

También colaboraron «varios integrantes del famoso Grupo Norte» (ibid.), en total ocho de los once que lo conformaban. Estos eran «Antenor Orrego, Oscar Imaña, Alcides Spelucín, Federico Esquerre, Juan Espejo Asturrizaga, Francisco Xandoval» y José Eulogio Garrido (para quienes no lo han advertido, Vallejo era el octavo miembro, pues también formaba parte del Grupo Norte).

Con las demás revistas, decidí hacer un cuadro mencionándolas resumidamente y remitiendo al lector a la bibliografía en caso de que quiera consultar directamente los textos de Saniel Lozano y Sánchez Lihón.

Revistas de LIJ en el Perú
Nombre
Director, editor o fundador
Año de aparición
Números publicados
Átomo
Julio Martínez Serrano
1888
10
Cultura Infantil
Julio Eduardo Manucci
1913
39
Palomilla
Guillermo Ugarte Chamorro
1940
42
Avanzada
Ricardo Flores Durand
1953
*
Juanito
Matilde Indacochea Pejovez
1958
*
Selecciones Escolares
Antonio Olivas Caldas
1960
*
Urpi
Walter Peñaloza
1974
47
Creación
Ángel Avendaño y José Luque
1976
*
Collera
Myriam Balbuena
1978
10
Aguilucho
Valentín García
1979
350
La Barquita de Papel
Roberto Rosario Vidal
1980
*
La Mariposa de Cristal (Arca de Papel)
Roberto Rosario Vidal
1982
3
La Chispita
Zoila Loayza
*
*
Pequeña
María Hortensia Apaza y Lourdes Graciela y Elvira
1982
*
Arco Iris
Estuardo Deza Saldaña, Juan Sánchez y Víctor Díaz Monge
1982
*
Cholito
Óscar Colchado Lucio
1982
2
Los Niños del Sol
Juan Rivera Palomino
1983
*
Visión Futuro
Danilo Sánchez Lihón
1985
*
Alboradita
Gonzalo Pantigoso, Félix Ruiz Suárez y Carmen Mimbela
1985
*
La Gota
Enrique Solano Rodríguez
1986
*
El Mundo Encantado
Suplemento del diario El Comercio
1986
*
Rayuelo
Órgano oficial de la APLIJ
1995
21
Cometa de Papel
Luis Alberto Calderón
1995
*
Creadores
Carlos Toledo Quiñonez y Néstor Espinoza
1997
*
Candil
Ulises Gamonal Guevara, APLIJ (filial en Jaén)
1999
*
Poroporo. Revista de literatura infantil y promoción de la lectura
Javier Villegas Fernández
2001
*
Pastorala
Luzmán Salas Salas, APLIJ (filial en Cajamarca)
2003
*
La Barca de Eucalipto
Dios Dado
2006
*
Cuculí
Gabriela Caballero Delgado
2008
*
Fabulador
Miguel Ángel Carhuaricra Anco, Jhoana Herrera Fabián y Karen Huachaca Avendaño
2012
*
Para Leerte Mejor. Revista de literatura infantil y juvenil
Erick López Sánchez
2012
*
* Información no disponible.
Fuente: Elaboración personal con datos tomados de los textos de Saniel Lozano Alvarado y Danilo Sánchez Lihón mencionados en la bibliografía.

Una información completa sobre los números publicados de cada revista, su periodicidad y sobre los auspicios o no con que contó, entre otros detalles, hubiera permitido tener un panorama más completo para el análisis.

En el siguiente artículo completaremos la información sobre este tema.

Si esta entrada ha sido de tu agrado o te ha sido útil, compártela con tus seres queridos.

___________________
Nota: La imagen de la revista Rayuelo N° 20 fue tomada de la siguiente dirección electrónica: http://goo.gl/5eOjwy


Bibliografía

LOZANO ALVARADO, Saniel E. «Revistas de literatura infantil y juvenil en el Perú». En revista In Crescendo, vol. 5, N° 1, 2014, pp. 113-130. Consultado el 12 de mayo del 2016 en http://goo.gl/hl0reH

SÁNCHEZ LIHÓN, Danilo. «Revistas de literatura infantil en el Perú». En página web Amigos protectores de letras-Uruguay, s/a. Consultado el 14 de mayo del 2016 en http://goo.gl/hl0reH

lunes, 28 de marzo de 2016

LA PROMOCIÓN DE LA LECTURA EN EL PERÚ


En la página web de la revista Poder, Santiago Alfaro publicó un texto titulado: «Meta 27: nuevo modelo de política cultural», en el que resume en una línea su contenido: «La más importante iniciativa de promoción del libro y la lectura desarrollada por el Ministerio de Cultura no tendrá continuidad» (véase: https://goo.gl/gi9HvQ).

Para entender mejor lo señalado, es necesario ubicarse en el contexto: el 19 de marzo del 2009 se aprobó la Ley N° 29332, y, posteriormente, sus modificatorias; con ello se creaba el Plan de Incentivos a la Mejora de la Gestión y Modernización Municipal (PI).

Según Alfaro, el PI «es un mecanismo del Presupuesto por Resultados (PpR), estrategia de gestión pública del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF)»; y, como «su nombre lo indica, tiene como objetivo motivar la mejora de los servicios de los gobiernos locales a través de la transferencia de recursos, a condición del cumplimiento de diferentes metas» (véase: https://goo.gl/gi9HvQ).

En el 2014 se incluyó para el PI del 2015 la meta 27, que consiste en el «Desarrollo de un Plan Municipal del Libro y la Lectura 2016-2021» en cuarenta alcaldías del Perú, según Talavera y Vega (2015: 3).

Las investigadoras también señalan lo siguiente:

Se espera que el cumplimiento de la meta en cada distrito contribuya a incentivar el hábito de la lectura para convertirlo en un «distrito lector»; además, mejorar el índice de desarrollo humano y calidad de vida de sus ciudadanos. El Estado entregará un bono económico a quienes cumplan en los plazos previstos con la presentación del plan (ibid).

Según Alfaro, la meta 27 era «una de las iniciativas más importantes desarrolladas por el Ministerio de Cultura desde que fue creado», y tal vez lo era; pero tenía el ingrediente mezquino común a varias de las medidas emprendidas por este gobierno, y que en este caso consistía en desconocer lo avanzado en otras gestiones sobre el tema.

Una muestra de lo referido es la siguiente: en la Guía de elaboración del Plan Municipal del Libro y la Lectura. Para el cumplimiento de la meta 27 2016-2021, no se señala en ningún momento que el plan que elabore cada municipalidad debe decalar del Plan Nacional del Libro y la Lectura del Perú (PNLL) 2006-2021, y se decide no tomarlo en cuenta.

Y tampoco se menciona en la Guía al Consejo Nacional de Democratización del Libro y del Fomento de la Lectura «Promolibro», institución que operaba como órgano consultivo del Ministerio de Educación y que posteriormente pasó a formar parte del Ministerio de Cultura.

Fue precisamente esta institución (Promolibro) la que se encargó de elaborar, con la participación de todos los actores involucrados en la cadena del libro y la lectura, el PNLL del Perú.

Promolibro fue creado a través de la Ley de Democratización del Libro y de Fomento de la Lectura N° 28086, del 10 de octubre del 2003, con diez funciones claramente definidas, entre ellas: «proponer los planes y programas dirigidos a la promoción del libro y al fomento de la lectura…», por lo que su exclusión de todo este proceso requiere por lo menos una explicación.

La Dirección del Libro y la Lectura del Ministerio de Cultura es la que actualmente ha asumido esa función de Promolibro y las otras mencionadas en la Ley 28086, según lo señala su director Pedro Villa en una entrevista hecha por Víctor Ruiz Velazco (véase: https://goo.gl/ZgIwX9).

Para ello, buscó la ayuda técnica del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (Cerlalc), a fin de capacitar al personal de los municipios encargados del PMLL.

Y Promolibro se ha convertido en un programa «para la actividad de fomento de la lectura en la comunidad, con una red de 1500 puntos de lectura a nivel nacional gestionados por instituciones educativas, gobiernos locales y comunidad organizada» (véase: https://goo.gl/ZgIwX9).

Más allá de los defectos señalados, bien llevada, la meta 27 auguraba prestar una ayuda valiosa al Ministerio de Educación (Minedu), e incluso a la educación superior universitaria y no universitaria, en la mejora de los indicadores de rendimiento académico relacionados con la comprensión lectora en la población estudiantil y no estudiantil también.

Recordemos que en la última evaluación PISA (2012) de la que se conocen sus resultados, el Perú había quedado último en lectura de un total de 65 países participantes. Y si revisamos en el siguiente cuadro la Evaluación Censal de Estudiantes (ECE) del 2014 y 2015, veremos un avance poco significativo, pero avance al menos:

Porcentaje de estudiantes en el nivel satisfactorio de lectura
Primaria (%)
Secundaria (%)
2014
2015
2015*
44
50
15
* En la ECE del 2015 se evaluó por primera vez a estudiantes de secundaria, por lo que no se cuenta con datos del 2014.
Fuente: Elaboración personal considerando información del Minedu.

Si bien se experimenta una mejora del 2014 al 2015 en el nivel satisfactorio de lectura de los estudiantes de primaria, el resultado obtenido en la misma columna por los estudiantes de secundaria llama la atención por ser muy bajo (apenas un 15%). 

La meta 27 era una política pública de inversión en el desarrollo de las personas y sus competencias lectoras, pero lastimosamente el gobierno decidió excluirla del PI del 2016. De esta manera, como señala Alfaro, el «proceso se cortará [para las alcaldías que no cuenten con los recursos necesarios o con la voluntad y creatividad para conseguirlos] y las municipalidades no recibirán más recursos para implementar sus planes» (2016).

Así estamos en lo que se refiere a la promoción del libro y la lectura en el Perú.

Si esta entrada ha sido de tu agrado o te ha sido útil, compártela con tus seres queridos.

___________________
Nota: La imagen, al inicio de esta entrada, se obtuvo de la siguiente dirección electrónica: http://goo.gl/K7TYrI


Bibliografía

ALFARO, Santiago. «Meta 27: nuevo modelo de política cultura». En Poder, 4 de enero del 2016. Consultado el 11 de febrero del 2016 en https://goo.gl/PGowbR
FERNÁNDEZ CANO, Lourdes. «Cifra de escolares que entienden lo que leen creció de 44% a 50%». En El Comercio. Lima, 13 de marzo del 2016, p. A12.
MINISTERIO DE CULTURA DEL PERÚ. Guía de la elaboración del Plan Municipal del Libro y la Lectura. Para el cumplimiento de la meta 27 2016-2021. Lima: Ministerio de Economía y Finanzas, s/f. Consultado el 11 de febrero del 2016 en https://goo.gl/MoHV7A
MINISTERIO DE EDUCACIÓN DEL PERÚ. PISA 2012: Primeros resultados. Informe nacional del Perú. Lima: Ministerio de Educación del Perú, 2013.
 MINISTERIO DE EDUCACIÓN DEL PERÚ. Resultados de la evaluación censal de estudiantes (ECE) 2015. Lima: Ministerio de Educación del Perú, 2016. Consultado el 28 de marzo del 2016 en http://goo.gl/HE6ON3
RUIZ VELAZCO, Víctor. «Este es el momento de revisar la ley del libro y evaluar qué funcionó y qué no». En La Mula. Lima, 27 de abril del 2014. Consultado el 28 de marzo del 2016 en https://goo.gl/ZgIwX9
TALAVERA-IBARRA, Ana María y Aurora DE LA VEGA. «Oportunidad para todos: Tres experiencias de inclusión social en Bibliotecas Públicas de Perú». En IFLA Library, 19 de agosto del 2015. Consultado el 11 de febrero del 2016 en http://goo.gl/XHU7iW